miércoles, 3 de septiembre de 2014

La Familia...

La composición de la familia varía de sociedad en sociedad,
 de país en país, de región en región, pudiendo en algunos 
casos ser muy numerosa y en muchos otros limitarse 
solamente a los integrantes centrales o nucleares: padre,
 madre e hijos. Convencionalmente se entiende por 
familiares secundarios a los tíos, primos, abuelos y sobrinos.
 Luego, también podemos mencionar a la familia política, es 
decir aquella que se establece en base a relaciones no 
sanguíneas: cuñado, nuera, suegros, yerno, ahijados, etc.

La importancia de la familia estriba principalmente en dos 
pilares fundamentales para la existencia del ser humano: 
por un lado, la familia brinda al recién nacido protección, 
cuidado y cariño, enseñándole a través de esas cosas reglas
 de comportamiento, dónde está el peligro, qué cosas no se 
deben hacer, cómo ser sano, cómo ser saludable, qué
significa cada sensación, etc. Esto es así ya que un bebé 
(de cualquier tipo, no sólo humano) al ser abandonado sin 
ningún tipo de cuidado o protección de posibles peligros no
 podría sobrevivir por sí solo. Para los seres humanos, el 
cuidado y la protección de los padres es necesaria hasta la 
edad de la adultez, momento en el cual se entiende que la 
persona ya puede valerse y cuidarse por sí misma (en 
términos de edad, la adultez varía de país en país pero se 
suele establecer alrededor de los 16 a 18 años).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada